Resulta que en Berlín, a Jan Vormann, un artista que no es la primera vez que utiliza los Legos en alguna de sus obras, le  le ha dado por reparar los desperfectos de la ciudad usando para ello piezas del famoso juguete. Lejos de ser criticado o destruido, su trabajo ha sido muy bien acogido por los lugareños que se han puesto manos a la obra para echarle una mano.

Uno de los objetivos de Vormann y sus seguidores han sido los desperfectos causados durante la Segunda Guerra Mundial en la batalla de Berlín, y a los que hayan visitado la ciudad sabrán a lo que me refiero cuando les digo que los agujeros de bala son un recuerdo que los Berlineses conservan por doquier. Quizás estos legos son una manera alegre de tapar esa herida que el tiempo trata de cerrar por completo. Os dejo con unas cuantas fotografías para que contempléis el trabajo de este artista berlinés.

Vía: dornob.com