¡Hola Alongado! Hoy te traigo una de esas extrañas maravillas del mundo que los elementos se encargan de dar forma durante miles de años con el único propósito de dejarnos anonadados. En esta ocasión, se trata de un auténtico bosque de pináculos de roca, afilados y puntiagudos como una navaja suiza aún por estrenar, y todo ello emplazado en un exótico paraje de manglares, selvas y alegres lémures que te observan con curiosidad desde la espesura. Y es que nos vamos a Madagascar para descubrir la Reserva natural integral de Tsingy de Bemaraha. ¿Quieres descubrirla? ¡Sigue leyendo!

Patrimonio de la Humanidad desde 1990, el Tsingy de Bemaraha es, como decíamos, una Reserva Natural única situada al oeste de Madagascar, llena de afiladas agujas rocosas que podrían ensartar (y me imagino que habrán ensartado ya) a algún turista desprevenido. El origen de este extraño fenómeno rocoso tiene una explicación simple. Al ser la zona muy lluviosa (Unos 1.800 mm anuales), la roca caliza superficial, tan blanda ella, ha ido siendo disuelta aguacero tras aguacero, dejando al descubierto la roca caliza interior, más dura y con forma de aguja. Al parecer, resulta bastante complicado moverse por esta selva impenetrable de roca, salvo para, claro está los ágiles lémures y los contemplativos camaleones, que se lo toman con más calma.
Como curiosidad divertida, antes de dejarte con las fotografías, te diré que en malgache (la lengua local) Tsingy significa “donde no se puede caminar descalzo”.

_MG_7925

El Gran Tsingy, puente colgante

The harsh, rugged Tsingy

El Gran Tsingy

"La Catedral" del Gran Tsingy

Razor sharp tsingy

Tsingy - 066

Bekopaka

Chris on the tsingy

Tsingy de Bemaraha (nationaal park)

Sifaka de Decken (Propithecus deckeni)

Tsingy de Bemaraha (nationaal park)

_MG_7919

_MG_7928

_MG_7912

Ankarana natuurreservaat

Gran Tsingy

Vermell

¡Espero que te haya gustado! ¡No dejes de alongarte, y los comentarios de esta entrada son un buen sitio donde empezar a hacerlo!

Fotos: wallygrom (back home!), Doganowscy, Copepodo, Olivier Lejade, Rita Willaert, bailemoselbimbo