En mi país, España, muchos las conocen únicamente por ser las islas que dan nombre al famoso anticiclón que se sitúa sobre ellas la mayor parte del año y que con su presencia propicia que, entre otras cosas, haya tiempo seco, soleado y caluroso en la península ibérica durante el verano. Pero, climatologías aparte, el archipiélago de Las Azores, ubicado en mitad del Atlántico Norte, es un archipiélago lleno de contrastes y de una belleza cautivadora. El verde eterno de sus prados y colinas, conjuga perfectamente con sus casitas blancas de tejados anaranjados, sus costas escarpadas, sus múltiples lagunas y cráteres, y sus abruptas montañas. ¿Quieres conocer, isla por isla, de este a oeste, un archipiélago sin igual? Pues atiende:

Archipiélago de las Azores

Habitantes: 246.746
Superficie: 2.333 km2
Altura máxima: 2.352 msnm

Mapa de las islas Azores

Para meternos en situación, hablaremos un poco a nivel general del Archipiélago. Son 9 islas de origen volcánico, a mitad de camino entre Europa y América del Norte. Pertenecientes políticamente a Portugal, son islas de tipologías muy diversas. Y en esa enorme diversidad reside gran parte de su encanto. Se desconoce si fue Diogo de Silves, en 1427, o Gonçalo Velho Cabral, en 1431, el primer navegante que llegó al archipiélago. Lo que sí se sabe es que fue Enrique el Navegante, infante hermano del rey de Portugal, el que impulsó la conquista isleña. Primero introduciendo animales, en 1431-1432, y posteriormente enviando colonos, en 1439. Pasan entonces a ser propiedad de la corona portuguesa, que coloniza en el siglo XV las islas orientales y centrales y en la centuria siguiente, las occidentales restantes. Son atrevidos emigrantes portugueses, judíos, flamencos, genoveses, moriscos, ingleses, franceses y esclavos africanos los que deciden hacer de aquellas pequeñas islitas en mitad de la inmensidad del océano su hogar. Mención especial merece la etapa que Cristóbal Colón pasa en las islas, donde desarrolla gran parte de sus conocimientos cartográficos. Aislamiento, invasiones piráticas, famosas batallas frente a sus costas, erupciones volcánicas y terremotos, epidemias. Las islas pasan por todo tipo de vicisitudes a lo largo de los siglos para conformar la peculiaridad que son hoy en día.
En cuanto al clima, disfrutan de temperaturas suaves todo el año, con una media de 14ºC, con lluvias bastante regulares. Los veranos son también suaves, en torno a los 24ºC de media. Y quien quiera nieve, que vaya a Pico, la montaña más alta del archipiélago.
Pero no nos andemos más por las ramas. Descubramos esta belleza atlántica isla por isla:

Santa María

Habitantes: 5600
Superficie: 97,5km2
Altura máxima: Pico Alto, 585m

La más oriental de las Azores es la Isla de Santa María. La llaman La Isla Dorada, por el color de la flor de las retamas que la cubren. Su capital es Vila do Porto. Se presupone que fue la primera isla descubierta del archipiélago (Cosa bastante lógica, siendo la más oriental con mucha diferencia). Desde la segunda Guerra Mundial, una gran parte de su economía se ha basado en el Aeropuerto de Santa María. Primero utilizado por los Americanos como base de control de submarinos durante la guerra, luego, como aeropuerto civil muy utilizado para hacer escala en mitad del Atlántico en los vuelos intercontinentales. Más tarde, allá por los 60, cuando los aviones mejoran y ya no es necesario parar en Azores para repostar, el aeropuerto va perdiendo importancia hasta convertirse en uno secundario. A día de hoy, aunque las instalaciones del aeropuerto se utilizan para el rastreo de satélites y otras modernidades varias, la economía de la isla se basa más en la agricultura. Además, son famosos sus fósiles marinos, únicos en el archipiélago, situados en sedimentos calcáreos de una época en que el mar estaba 40 metros por encima del nivel actual. Sedimentos calcáreos, que cómo no, propiciaron que antaño la isla fuera una buena cantera de cal que fue debidamente explotada por los locales.
Es la única isla con playas de arena tostada, y tiene la curiosidad de que cada uno de sus pueblos tiene las casas de un color distinto.

Sin título

Sin título

Sin título

São Miguel

Habitantes: 134.000
Superficie: 744 km2
Altura máxima: Pico da Vara, 1105m

La más grande de las Azores, São Miguel (o San Miguel), alberga la mitad de población de todo el archipiélago.
La llaman “La Isla Verde”, y no es para menos, pues la isla entera está cubierta de prados salpicados de pequeños bosquecillos. Pero quizás lo más impresionante de la isla es la variedad de impresionantes cráteres y lagunas que posee. La más emblemática y conocida de todas es Sete Cidades, seguida de la gran Lagoa do Fogo. Luego están la del volcán Furnas, o las de Santiago, Rasa, Canário, Éguas, Empadadas, Congro, São Brás… ¡si será por falta de lagunas! Un montón de miradores a lo largo y ancho de la isla te ayudarán a verlo todo en su mayor expresión.
En la costa, escarpada en su mayoría, destacan pequeños islotes, como el que hay frente a Vila Franca do Campo o el de Mosteiros. Por supuesto, hay playas, muchas y pequeñas, todas de arena volcánica gris. Súmale las piscinas naturales normales, y las piscinas naturales de aguas calientes que hay por la isla, y tendrás una experiencia de lo más plena en la mayor de las azores.

 

azorit 095

Portgual - Azores - Sao Miguel - Lagoa do Fogo

Terceira

Habitantes: 56.000
Superficie: 402 km2
Altura máxima: Sierra de Santa Bárbara, 1021m

Terceira, cuyo nombre viene de ser la tercera isla descubierta, después de São Miguel y Santa María, tiene como mejor exponente su famosa capital, Angra do Heroísmo, que comparte la capitalidad del archipiélago con Ponta Delgada y Horta.
Durante los siglos XVI y XVIII, Angra, fundada en 1534, se convierte en un puerto frecuentado en las rutas entre Europa y América, dándole vida al comercio de la isla con el exterior y haciendo crecer su economía. Se convierte así en la capital económica, administrativa, cultural y religiosa de las Azores durante varios siglos, y punto recurrente para ataques piratas en busca de riquezas. Sin embargo, desde el siglo XIX, la isla va perdiendo relevancia en el archipiélago poco a poco. Es a partir de la segunda mitad del siglo XX, con la construcción de un puerto comercial en Praia Vitoria, la instalación de una importante base aérea norteamericana, y la mejora del aeropuerto, que se le ha dado alguna esperanza a la isla de recuperar su pasado glorioso.
Su principal exponente natural son sus paisajes volcánicos, con enormes cavidades como Algar do Carvão, o tubos volcánicos como la Gruta do Natal. En la superficie, Furna do Enxofre o Monte Brasil son buenos ejemplos del animado vulcanismo isleño. La costa, de altos acantilados, es famosa por sus piscinas naturales, como Porto Martins, Biscoitos, Negrito y Silveira. Y quien quiera playa, que vaya a Praia da Vitória, la más grande de la isla.
Pero el quizá mayor atractivo de la isla es la capital, Angra do Heroísmo, patrimonio de la humanidad. Muy bien conservada, está repleta de callejuelas, iglesias, casas señoriales, jardines, palacios, monumentos, fortificaciones, plazas… Destacan, entre otras, la imponente fortificación de São João Baptista, Sé Catedral, el palacio de Capitães-Generais, Paços do Concelho (ayuntamiento), la iglesia de São Gonçalo o el palacio Bettencourt, entre muchos otros.

Angra do Heroismo (Terceira, Azores)

Angra do Heroismo (Terceira, Azores)

Praia da Vitória (Terceira, Azores)

Graciosa

Habitantes: 5.000
Superficie: 62 km2
Altura máxima: Caldeira, 405m

La segunda isla más pequeña del archipiélago, Graciosa, es Reserva de la Biosfera por la Unesco. Tiene una orografía menos pronunciada que sus compañeras azorianas, con un único referente montañoso que es Caldeira, un colapso de tierras en forma de caldera de cerca de 270 metros de profundidad y 1,6km de diámetro. El símbolo isleño por antonomasia es Furna do Enxofre (no confundir con el sitio del mismo nombre en Terceira), una gruta volcánica dentro de Caldeira, con una bóveda natural perfecta de 40 metros en su parte más alta. Tienen también renombre las aguas termales de 40ºC de Carpacho, con su moderno balneario. El resto de la isla tiene pocas cosas pero mucho encanto rural, sin grandes poblaciones y con casitas dispersas por toda la suave orografía local.

Vista Aérea da Graciosa

 

Furna do Enxofre

São Jorge

Habitantes: 9.500
Superficie: 243,9 km2
Altura máxima: Pico da Esperança, 1053m

Uno de los mayores atractivos de São Jorge, es su posición privilegiada en medio de otras islas cercanas, convirtiéndose en atalaya para ver en el horizonte otras islas: Graciosa, Terceira, Pico y Faial.
Hay quien dice que la forma estrecha y alargada de la isla, salpicada de una sucesión de conos volcánicos por su parte central, se asemejan a un animal prehistórico. Y es que el sorprendente relieve de São Jorge es uno de sus mejores atractivos. Las casas y cultivos se reparten por las fajãs, pequeñas llanuras características de la isla, que se sitúan al pie de las montañas y que se precipitan al mar en forma de pronunciados acantilados. Una numerosa red de senderos recorre la isla para el disfrute del turista, con muchos lugares dignos de hermosas panorámicas.

Church of São João (São Jorge, Azores)

Ponta dos Rosais (São Jorge, Azores)

São Jorge, Azores

Pico

Habitantes: 15.000
Superficie: 444,9 km2
Altura máxima: Pico, 2350m

Portugal, emulando a su país compañero en la península ibérica, España, tiene su montaña más alta en fuera del continente, en uno de sus archipiélagos. Pico es la montaña más alta de Portugal, y por ende, de las Azores. Con sus 2350m, se alza imponente sobre el horizonte. Como habrás ya supuesto, la isla recibe el nombre, por tanto, de su más famoso emblema, su pico, declarado una de las 7 maravillas naturales de Portugal.
Dejando el famoso pico a un lado, la isla es famosa por sus paisajes de gris volcánico. Campos de lavas basálticas que recuerdan al archipiélago hawaiano, cultivadas con viñas aquí y allá para hacer los afamados vinos locales.

2010-07-22

 

Vineyard Sunset, Criacao Velha, Pico

Faial

Habitantes: 16.000
Superficie: 173,1 km2
Altura máxima: Cabeço Gordo, 1043m

Hubo un tiempo en que llamaban a Faial la isla de la Ventura, porque era una auténtica aventura llegar hasta ella. Hoy, por suerte, tiene aeropuerto y un importante puerto deportivo, que facilitan un poco las cosas. Su pequeña capital, Horta, es sede del parlamento azoriano, y a diferencia de la mayoría de las islas, aquí el sector predominante no es la agricultura, sino el de servicios. Dicen de ella que es un paraíso para observar a las ballenas, y hay varias empresas locales que se dedican a ello.
En Faial ocurrió la última erupción volcánica del archipiélago, el volcán Capelinhos, cuyas cenizas y lavas crean un paisaje lunar que contrasta fuertemente con el verde predominante isleño. En el centro de la isla, se yergue otra impresionante Caldeira (y en total en el archipiélago ya van unas cuantas…), con una pequeña laguna en su fondo y unas paredes muy verticales cubiertas de vegetación. Es una reserva natural, plagada de especies endémicas que necesitan ser preservadas a toda costa.

Bom tempo no canal (Horta, Açores)

2010-07-23

2010-07-23

Flores

Habitantes: 4.100
Superficie: 141 km2
Altura máxima: Morro Alto, 911m

Mira que resulta difícil, pero es, para muchos, la isla más bonita de todo el archipiélago; Cascadas por doquier, arroyos de agua cristalina, lagunas increíbles, montañas verticales. Así es Flores, la más oriental de las islas Azores. La isla encierra siete cráteres volcánicos, cubiertos y rodeados de naturaleza exuberante donde destacan, como en casi todo el archipiélago, los macizos de flores, muchas veces las llamativas, aunque no locales, hortensias, que se han adaptado perfectamente al clima húmedo del archipiélago.
Uno de los monumentos naturales más famosos de las Azores, la Rocha dos Bordões, se encuentra en esta isla. Se trata de un conjunto de grandes columnas verticales de basalto, a modo de órgano de iglesia.

IMG_8936

Caldeira Comprida, Flores, Açores

Poço da Alagoinha, Flores, Açores

Corvo

Habitantes: 488
Superficie: 17km2
Altura máxima: Estreitinho, 720m

La más pequeña de todas, la minúscula Corvo, de tan solo 17 kilómetros cuadrados, no llega ni siquiera a los 500 habitantes. Aquí la vida discurre serena, lenta. Los ritmos son distintos al resto del mundo. Por tener, sólo tiene una única localidad, Vila do Corvo. La isla entera es un único volcán, coronado en su cima por una caldera. Su paisaje consiste en pequeños terrenos cultivados delimitados por muros de piedra negra, que ascienden por las suaves faldas del volcán. Si quieres que se detenga el tiempo, aislarte del mundo y desconectar lo máximo posible, Corvo puede ser una magnífica opción.

Corvo

Corvo

Corvo

¿Y bien? ¿Te han gustado las Azores? Preciosas islas, ¿verdad? ¡Si te gustan no dudes en dejar un comentario!